Games of Thrones, los bitcoins y los videojuegos