Un estudio encuentra que los videojuegos nos hacen más felices. ¿Será verdad?