¿Son los influencers culpables de las reventas de las nuevas consolas?